Archivo de la etiqueta: Falsos mitos

Asesoramiento en lactancia

En el embarazo: Podemos tener un encuentro en el cual hablaríamos de preparación para la Lactancia Materna durante el embarazo donde te informaré de algunos conocimientos fisiológicos de la Lactancia Materna, los falsos mitosasí como asesorarte si tienes alguna situación especial (pezones invertidos, intervenciones quirúrgicas…)

En el postparto: Si quieres te puedo acompañar en el inicio de lactancia materna en el hospital o en tu casa, tus dudas, posibles problemas de inicio (grietas, dolor, dificultad en el enganche, etc.).

https://doulatelde.wordpress.com/servicios

La anti-concepción gratuita podría reducir el número de abortos

La anti-concepción gratuita podría reducir el número de abortosEn un experimento de cuatro años en el que a las mujeres de St. Louis, en Estados Unidos, se les ofrecían métodos anticonceptivos de manera gratuita, incluidos los costosos implantes, cayeron significativamente la tasa de embarazo adolescente y los abortos reiterados.

El objetivo del proyecto, que comenzó en el 2007, era modelar los posibles beneficios de la cobertura obligatoria de la anti-concepción bajo la nueva ley de salud de Estados Unidos.

“Es un paso importante para reducir los embarazos no programados en el país”, dijo el autor principal, doctor Jeffrey Peipert, profesor de la Facultad de Medicina de la Washington University, en St. Louis.

El equipo de Peipert publica en la revista Obstetrics & Gynecology que los embarazos no programados representan 1 millón de nacimientos por año, con un costo de 11.000 millones de dólares. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) estiman que en el 2008 (la última estadística disponible) hubo 825.000 abortos en el país.

A menudo, las mujeres que quieren acceder a algún método anticonceptivo tienen obstáculos, en especial si se trata los dispositivos de acción prolongada y reversibles, como el DIU o los implantes hormonales subcutáneos.

Los médicos y las enfermeras también pueden ser un obstáculo. “Muchos se oponen al uso del DIU en mujeres con alto riesgo de tener infecciones. Además, temen que provoque infertilidad. Y muchas de estas ideas son mitos que hay que superar”, dijo Peipert.

Con su equipo, lanzó en St. Louis el Proyecto Anticonceptivo CHOICE, con fondos de la Fundación Susan Thompson Buffett. Entre el 2007 y el 2011 se inscribieron 9.256 mujeres, a las que se les ofrecía utilizar el anticonceptivo aprobado por la FDA que quisieran después de recibir orientación sobre todos los métodos disponibles, con sus riesgos y beneficios.

El equipo entrenó a los médicos y las enfermeras sobre los métodos de acción prolongada y les pidieron que alentaran a las participantes a optar por ellos. El 63 por ciento de las mujeres había tenido un embarazo no programado y el 41 por ciento se había hecho un aborto.

El 75 por ciento de las participantes optó por un método de acción prolongada.

El equipo observó una reducción de los abortos, los abortos reiterados y los embarazos adolescentes en St. Louis, mientras que en el resto de Missouri la tendencia se mantuvo estable.

Entre el 2008 y el 2010, los abortos en la ciudad de St. Louis cayeron un 20 por ciento y los abortos reiterados lo hicieron del 47 por ciento en el 2006 al 39 por ciento en el 2010, mientras que en la ciudad de Kansas, en Missouri, aumentaron del 46 al 51 por ciento en el mismo período.

Y entre las participantes del proyecto CHOICE que tenían entre 15 y 19 años, la tasa de embarazo fue de 6,3 por cada 1.000, muy por debajo del promedio nacional para ese grupo etario de 34 por cada 1.000 adolescentes.

El estudio no prueba que el cambio en el acceso a los métodos anticonceptivos sea la causa de la reducción de los abortos y los embarazos adolescentes, pero Peipert espera que con las modificaciones de cobertura que obliga la nueva ley de salud las mujeres puedan acceder más fácilmente a los anticonceptivos de acción prolongada.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology

El cerebro del bebé

Precioso video en el que Eduardo Punset entrevista a Sue Gerhardt

Para que un bebé sea realmente independiente, debe haber sido primero un bebé dependiente.

Nosotros como adultos hemos aprendido o descubierto maneras de gestionar el estres …. llamamos a un amigo, nos vamos a tomar algo, o nos tomamos una taza de te o un baño caliente, tenemos varias maneras de calmarnos, pero los bebés no, ellos dependen de los adultos para eso. Y a los bebes les resultan estresantes cosas relativamente pequeñas; por ejemplo… para un bebé estar lejos de su cuidador largo tiempo es muy estresante, porque le va en ello la supervivencia, un bebé no sabe si sobrevivirá o no necesita a alguien que le cuide.

Por diversas razones los médicos han subestimado por mucho tiempo la percepción del dolor en los niños pequeños (en el vídeo se explica), esta falsa creencia ha causado en los bebés mucho dolor innecesario, que se ha interpretado como miedo, enfermedad psicológica o simple comedia.

Para seguir viendo el vídeo.

Este es el enlace al vídeo de Redes

En los seis primeros meses de vida, la lactancia es suficiente

  • Muchas madres abandonan o complementan la lactancia prematuramente
  • Un estudio en el Reino Unido demuestra que esta práctica no está justifica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños se alimenten exclusivamente de leche materna durante sus seis primeros meses de vida. Sin embargo, por temor a que la lactancia sea insuficiente para garantizar las necesidades del pequeño, muchas madres introducen una dieta complementaria antes de que se cumpla este periodo.

Un estudio acaba de demostrar que esta práctica está injustificada y que dar solamente el pecho proporciona la energía adecuada para un desarrollo correcto.

“Cuando la madre recibe apoyo y sigue las recomendaciones de la OMS, las tomas de leche son altas, hay una adecuada ingesta de calorías y un crecimiento normal”, comentan los autores de este trabajo, de la Universidad de Glasgow (Reino Unido), en el último número de la revista ‘Pediatrics’.

Seguimiento

Para llevar a cabo su investigación, estos autores realizaron un seguimiento a un grupo de 50 madres que participaban en diferentes grupos de lactancia en Escocia. Entre otras pruebas, evaluaron cuántas de ellas mantenían la lactancia exclusiva después de 15 y 25 semanas y cuál era la cantidad y la calidad de la leche que estaban tomando sus pequeños -a través de un método para el cálculo de consumo de energía-. Además, también pesaron y midieron periódicamente a los niños para comprobar su desarrollo.

Un total de 47 madres completaron la investigación. De ellas, 41 seguían alimentando exclusivamente con lactancia materna a sus hijos a los seis meses, mientras que el resto habían decidido completar su dieta con otros alimentos, principalmente papillas.

Al cruzar los datos obtenidos, los investigadores comprobaron que no había ninguna evidencia de que los niños que sólo tomaron leche durante sus seis primeros meses de vida tuvieran algún tipo de carencia nutricional. Tanto la cantidad de calorías que ingerían como su crecimiento estaban dentro de los patrones adecuados a su edad, subrayan los investigadores en el trabajo.

El estudio también puso de manifiesto que las madres que amamantaron a sus hijos durante este periodo no tuvieron que cambiar sus hábitos para mantener una adecuada alimentación de los bebés. “Nuestros datos muestran que no se produjeron mayores demandas de lactancia, expresadas en una mayor cantidad de tomas o un mayor tiempo empleado en la lactancia”, comentan estos investigadores, quienes subrayan que sus datos echan por tierra el extendido mito de que la leche materna no es suficiente para alimentar a un niño de varios meses.

Si el pecho fuera transparente…

“El único problema que tiene el pecho es que no es transparente y no permite ver cuánto está comiendo el bebé, lo que produce temor en muchas madres”, señala a ELMUNDO.es Esperanza Martín, enfermera y coordinadora del comité de lactancia del Hospital La Paz de Madrid.

Sin embargo, según explica esta especialista, el miedo de las madres no es la única barrera con la que se encuentra la lactancia. A veces, el escaso apoyo familiar, la falta de coordinación entre los profesionales sanitarios o las dificultades para conciliar vida laboral y familiar también contribuyen al abandono prematuro de este tipo de alimentación.

En el año 2000, La Paz inició un estudio para comprobar la duración de la lactancia y las causas del abandono de la misma en un grupo de 78 mujeres que habían dado a luz en el centro a través de cesárea. Un 95% de ellas comenzaron a dar el pecho a sus hijos tras su nacimiento. A los 115 días del parto, un 74% continuaban con el hábito de forma exclusiva y unos meses después, sólo un 25% lo mantenía.

“En un 20% de los casos las mujeres habían iniciado otra alimentación porque el pediatra se lo había aconsejado al no tener en cuenta que las curvas de peso en los niños que se alimentan con leche materna y con leche de fórmula son distintas”. Otras veces, la recomendación de abandono venía por parte de otros profesionales médicos –debido, por ejemplo, al inicio de determinados tratamientos médicos – e, incluso, por parte de la propia familia de la madre.

“A partir de esos datos, iniciamos un programa de apoyo a la lactancia que, entre otros factores, reforzó la coordinación con otros profesionales sanitarios, que no siempre tienen en mente la importancia de la lactancia, y aportó pautas a las madres para saber cómo solucionar eventuales problemas”, subraya Martín.

En 2006 comprobaron que el esfuerzo estaba dando sus frutos. Un estudio similar demostró que, a los 115 días de haber dado a luz, hasta un 96% de las nuevas madres continuaban dando el pecho a sus pequeños.

“La leche materna es el mejor alimento que puede tener un bebé para su adecuado desarrollo y es importante apoyar a las madres para que puedan amamantar a sus hijos”, concluye.

Artículo publicado por Cristina G. Lucio, Elmundo.es 

Mitos y realidades sobre la producción de leche materna

Lo que hay que hacer

El factor más importante que aumenta la producción de leche es el vaciado periódico de las mamas (es decir, cuanto más mame el bebé, o cuanta más leche se extraiga con el sacaleches, más leche producirá).

  • El contacto piel con piel madre-hijo favorece la lactancia materna, estimula el vínculo madre-hijo, aumenta la producción de leche, mejora el agarre del bebé al pecho, disminuye el llanto del bebé y le ayuda a mantener sus constantes vitales.
  • Dar el pecho a demanda, es decir, sin horarios y sin limitar el tiempo de la toma en cada pecho, aumenta la producción de leche.
  • Las tomas nocturnas tienen un efecto mayor en la producción de leche que las diurnas.
  • Lo que no hay que hacer

  • La cerveza (y todas las bebidas alcohólicas) pueden disminuir la producción de leche, ya que el alcohol inhibe la hormona que activa la fabricación de la leche.
  • La mayoría de las plantas medicinales a las que se atribuye propiedades galactogogas (que aumentan la producción de leche), no son eficaces. Algunas pueden incluso resultar peligrosas para la salud de la madre y del bebé.
  • Establecer horarios rígidos (por ejemplo, cada 3 horas) puede disminuir la producción de leche.
  • Limitar el tiempo que está el bebé en el pecho disminuye la producción de leche (por ejemplo: 10 minutos en cada pecho)
  • Eliminar las tomas nocturnas sustituyéndolas por fórmula artificial, disminuye mucho la producción de leche.
  • Los biberones de leche de fórmula disminuyen la producción de leche de la madre, ya que dejan al bebé saciado, por lo que no mama del pecho directamente y por lo tanto no lo estimula.
  • Los chupetes también disminuyen la producción de leche y fomentan el destete. Disminuyen el tiempo que el bebé está al pecho y pueden ocasionar problemas de agarre al pecho, produciendo grietas en el pezón.
  • El agarre incorrecto del bebé al pecho suele ocasionar dolor en la madre y una transferencia de leche inadecuada, por lo que suele ocasionar una menor producción de leche.
  • Beber mucho líquido no aumenta la producción de leche.  Beba lo que necesite en función de su sed.
  • No es necesario beber leche para producir leche, tómela sólo si le gusta y le apetece.
  • ¡¡Recuerda!! el contacto piel con piel es fundamental para la lactancia.