Archivo de la categoría: Alimentación complementaria

Crecimiento normal del bebé amamantado

¿Estará comiendo mi bebe lo suficiente?

No hay nada más angustioso que pensar que tú bebe no está mamando lo suficiente, o bueno… Que no está obteniendo la leche necesaria.
Y ¿por qué digo esto? Por qué lo he vivido en mis propias carnes.
Esto fue lo que me llevó a investigar sobre lactancia. No sin antes haber incluso ensayado lo que le diría a la pediatra de mi hija en cada visita, aunque yo siempre la decía, esperaré una semana más.
Claro, os estoy hablando de los años 1990 y 1996, ¿hace mucho verdad?
De todas formas es algo que a las madres nos sigue preocupando.

Fijaros lo que la OMS recomienda a la hora de alimentar a nuestros bebes. OMS 

La OMS recomienda a todas las madres la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses, con el fin de ofrecer a sus hijos un crecimiento, desarrollo y salud óptimos. Posteriormente, hasta los 2 años o más, los lactantes deben seguir con la lactancia materna, complementada con otros alimentos nutritivos.

Y en su sección de lactancia materna añade: ENLACE 

La OMS puede afirmar ahora con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. Para el conjunto de la población se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años.

Añade: Para que las madres puedan practicar el amamantamiento exclusivo durante los seis primeros meses, la OMS y el UNICEF recomiendan:

  • Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida;
  • Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua;
  • Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche
  • No utilizar biberones, tetinas o chupetes.
    La leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

Seguir leyendo la sección completa en la dirección indicada arriba.

Tenemos cifras según cita elpais.com y expuesto por la ministra (España) en la sección de ciencia, que el sobrepeso ha pasado del 22,2% en los niños y niñas de 7-8 años en nuestro país en 2011 al 24,6 en 2013.

La OMS nuevamente se pronuncia al respecto: ENLACE 

En el caso de los lactantes y los niños pequeños, la OMS recomienda:
*el inicio inmediato de la lactancia materna durante la primera hora de vida;
*la lactancia exclusivamente materna durante los seis primeros meses de vida; y
*la introducción de alimentos (sólidos) complementarios nutricionalmente adecuados e inocuos a los 6 meses, manteniendo al mismo tiempo la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Según el libro de respuestas de la Liga de la Leche Internacional edición en español 2002 un aumento de peso típico durante los 3-4 primeros meses sería de 113 a 227 gramos a la semana (actualizado 0-4 meses 155-241 gramos, aunque de 113-142 gramos a la semana es aceptable para algunos bebes)

Esto claro está, cambia a partir del cuarto mes que puede ser de entre 85 a 126 gramos por semana, promedio 113-142 gramos por semana.

Y de los 6-12 meses el promedio es de 42-85 gramos a la semana (actualizado: promedio 57-113 semana)

Lo importante es que el bebé mame a demanda, y en ese periodo en el que solo toma tu leche (0-6 meses), que el número de tomas sea de entre 8 a 12 en 24 horas (más no importa).

Ten en cuenta de todas formas y si el peso te preocupa consultarlo con el pediatra, pues pudiera haber algo (que no tiene porque ser) que este frenando esa ganancia, como alguna alergia o intolerancia alimenticia y que es mucho mejor si se detecta durante la lactancia, y no hay porque suspenderla, todo lo contrario, lo más indicado es continuar.
También cualquier infección puede hacer que no gane tanto peso. Y con todo esto no te quiero preocupar, sino hacerte entender de que hay que buscar la causa real, y que muchas veces, la mayoría en realidad es totalmente normal y perfecta la ganancia de peso de tu bebe.

Itziar Blanco

Entrada relaccionada

10 datos sobre la lactancia materna

La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. La administración de alimentos que no consistan exclusivamente en leche materna durante los primeros seis meses de vida contribuye a más de un millón de muertes infantiles anuales.

Los menores de seis meses alimentados exclusivamente con leche materna no llegan al 40%. Un apoyo adecuado a las madres y a las familias para que inicien y mantengan la lactancia materna podría salvar la vida de muchos pequeños.

La OMS fomenta activamente la lactancia materna como la mejor fuente de nutrientes para los lactantes y niños pequeños. En este documento se exponen sus múltiples beneficios y cómo la ayuda a las madres puede aumentar la lactancia materna en todo el mundo.

La OMS recomienda

La OMS recomienda vivamente la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. Después debe complementarse con otros alimentos hasta los dos años. Además:

  • debe comenzar en la primera hora de vida;
  • debe hacerse “a demanda”, es decir, con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como de noche, y
  • deben evitarse los biberones y chupetes.

Beneficios para la salud del lactante

La leche materna es ideal para los recién nacidos y lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Además es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger al lactante de enfermedades frecuentes como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad infantil en todo el mundo. La leche materna es fácil de conseguir y asequible, lo cual ayuda a garantizar que el lactante tenga suficiente alimento.

Beneficios para la madre

OMS/ H. AnendenLa lactancia materna también beneficia a la madre. La lactancia exclusivamente materna suele producir amenorrea, que es un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad. Reduce el riesgo de cáncer de mama y ovario en fases posteriores de la vida, ayuda a la madre a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad. Sigue leyendo

Lactancia materna exclusiva y ¿necesidad de agua?

Los recién nacidos sanos entran al mundo bien hidratados y permanecen así si se amamantan exclusivamente durante el día y la noche, aún en los climas más cálidos y secos. No obstante, la práctica de darles agua a los bebés durante sus primeros seis meses de vida – el período de tiempo recomendado para dar lactancia materna exclusiva – persiste en muchas partes del mundo con consecuencias peligrosas para la nutrición y salud de estos niños.

Es verdad que todos necesitamos agua y los bebés también  pero tenemos que tener en cuenta que aproximadamente un 88% de la leche materna es agua; incluimos ahí los primeros días en los que el bebe toma el calostro que es muy espeso (esa primera leche preciosa, amable y maravillosa que a veces no se da suficientemente) sigue siendo suficiente, ya que el bebe nace con agua extra.

¿Y si vivimos en un clima calentito como aquí en las Islas Canarias?

Pues sigue siendo suficiente con un buen margen de seguridad, siempre y cuando amamantemos a demanda (recordar que las primeras semanas, esto de la demanda…. bueno, lo sabeis las mamas de nenes dormilones) es mejor ofrecer el pecho y no esperar demasiado, hay auténticos dormilones.

Es más, dar agua a un bebé menor de 6 meses puede ocasionar problemas significativos de salud, tenemos que tener en cuenta que el agua no tiene el valor nutricional de la leche y una pequeña cantidad de agua ocupa ese espacio que ocuparia la leche materna.

Cuando cumple los 6 meses

Bueno, aquí suele empezar la introducción de alimentos, por lo menos se suelen empezar a ofrecer; ¿necesita entonces agua nuestro bebé?, pues NO, al menos, no nesariamente, depende de cuantos alimentos sólidos le demos. Frecuentemente y hasta los 11 meses será suficiente con la leche materna, ya que las frutas y verduras ya se ocupan del resto, no hay nada de malo en darle un poco de agua, pero nos aseguraremos de que esta no supla a la leche materna. Incluimos aquí el agua con la que cocinamos ya que si damos pures ralitos e incluso caldosos no estaremos ofreciendo alimentos lo suficientemente energéticos.

Solo una cosa más, cuando ofrezcáis agua hacerlo siempre en vasito, nunca en biberón.

LINKAGES una de mis fuentes mas serias de información sobre lactancia materna desde mis principios en esta andadura.

Carlos Gonzalez nos dice que es mejor no obsesionarse con la alimentación de nuestros hijos

 Como todo el obsesionarse nunca es bueno y menos cuando se trata de la salud de nuestros hijos.
Ver el video y os daréis cuenta, está subtitulado en castellano.

Carlos… tan llano y claro como siempre nos cuenta el peligro de obsesionarnos y lo que eso conlleva…. para nosotros y para nuestros hijos.

Itziar Blanco

En los seis primeros meses de vida, la lactancia es suficiente

  • Muchas madres abandonan o complementan la lactancia prematuramente
  • Un estudio en el Reino Unido demuestra que esta práctica no está justifica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños se alimenten exclusivamente de leche materna durante sus seis primeros meses de vida. Sin embargo, por temor a que la lactancia sea insuficiente para garantizar las necesidades del pequeño, muchas madres introducen una dieta complementaria antes de que se cumpla este periodo.

Un estudio acaba de demostrar que esta práctica está injustificada y que dar solamente el pecho proporciona la energía adecuada para un desarrollo correcto.

“Cuando la madre recibe apoyo y sigue las recomendaciones de la OMS, las tomas de leche son altas, hay una adecuada ingesta de calorías y un crecimiento normal”, comentan los autores de este trabajo, de la Universidad de Glasgow (Reino Unido), en el último número de la revista ‘Pediatrics’.

Seguimiento

Para llevar a cabo su investigación, estos autores realizaron un seguimiento a un grupo de 50 madres que participaban en diferentes grupos de lactancia en Escocia. Entre otras pruebas, evaluaron cuántas de ellas mantenían la lactancia exclusiva después de 15 y 25 semanas y cuál era la cantidad y la calidad de la leche que estaban tomando sus pequeños -a través de un método para el cálculo de consumo de energía-. Además, también pesaron y midieron periódicamente a los niños para comprobar su desarrollo.

Un total de 47 madres completaron la investigación. De ellas, 41 seguían alimentando exclusivamente con lactancia materna a sus hijos a los seis meses, mientras que el resto habían decidido completar su dieta con otros alimentos, principalmente papillas.

Al cruzar los datos obtenidos, los investigadores comprobaron que no había ninguna evidencia de que los niños que sólo tomaron leche durante sus seis primeros meses de vida tuvieran algún tipo de carencia nutricional. Tanto la cantidad de calorías que ingerían como su crecimiento estaban dentro de los patrones adecuados a su edad, subrayan los investigadores en el trabajo.

El estudio también puso de manifiesto que las madres que amamantaron a sus hijos durante este periodo no tuvieron que cambiar sus hábitos para mantener una adecuada alimentación de los bebés. “Nuestros datos muestran que no se produjeron mayores demandas de lactancia, expresadas en una mayor cantidad de tomas o un mayor tiempo empleado en la lactancia”, comentan estos investigadores, quienes subrayan que sus datos echan por tierra el extendido mito de que la leche materna no es suficiente para alimentar a un niño de varios meses.

Si el pecho fuera transparente…

“El único problema que tiene el pecho es que no es transparente y no permite ver cuánto está comiendo el bebé, lo que produce temor en muchas madres”, señala a ELMUNDO.es Esperanza Martín, enfermera y coordinadora del comité de lactancia del Hospital La Paz de Madrid.

Sin embargo, según explica esta especialista, el miedo de las madres no es la única barrera con la que se encuentra la lactancia. A veces, el escaso apoyo familiar, la falta de coordinación entre los profesionales sanitarios o las dificultades para conciliar vida laboral y familiar también contribuyen al abandono prematuro de este tipo de alimentación.

En el año 2000, La Paz inició un estudio para comprobar la duración de la lactancia y las causas del abandono de la misma en un grupo de 78 mujeres que habían dado a luz en el centro a través de cesárea. Un 95% de ellas comenzaron a dar el pecho a sus hijos tras su nacimiento. A los 115 días del parto, un 74% continuaban con el hábito de forma exclusiva y unos meses después, sólo un 25% lo mantenía.

“En un 20% de los casos las mujeres habían iniciado otra alimentación porque el pediatra se lo había aconsejado al no tener en cuenta que las curvas de peso en los niños que se alimentan con leche materna y con leche de fórmula son distintas”. Otras veces, la recomendación de abandono venía por parte de otros profesionales médicos –debido, por ejemplo, al inicio de determinados tratamientos médicos – e, incluso, por parte de la propia familia de la madre.

“A partir de esos datos, iniciamos un programa de apoyo a la lactancia que, entre otros factores, reforzó la coordinación con otros profesionales sanitarios, que no siempre tienen en mente la importancia de la lactancia, y aportó pautas a las madres para saber cómo solucionar eventuales problemas”, subraya Martín.

En 2006 comprobaron que el esfuerzo estaba dando sus frutos. Un estudio similar demostró que, a los 115 días de haber dado a luz, hasta un 96% de las nuevas madres continuaban dando el pecho a sus pequeños.

“La leche materna es el mejor alimento que puede tener un bebé para su adecuado desarrollo y es importante apoyar a las madres para que puedan amamantar a sus hijos”, concluye.

Artículo publicado por Cristina G. Lucio, Elmundo.es