Archivo de la etiqueta: Desarrollo del niño

Crisis de crecimiento o crecimiento rápido

Crisis lactancia,

¿Quién no ha sentido esa angustia de pensar que no tiene leche, que su bebé no se queda satisfecho? O peor aún, creer que no te quiere, que te rechaza cuando le ofreces el pecho.
¿Complicado verdad? Angustioso, sobre todo si nunca oíste algo parecido y hace poco que fue tu parto.
Pues esto es lo que llamamos crisis de crecimiento, que es algo así como, Sigue leyendo

Los niños ‘malcomedores’ presentan problemas de atención y un rendimiento académico más bajo

En un estudio hecho con escolares de entre 3 y 6 años se han podido ver diferencias entre los que comen escasamente y quienes lo hacen de manera saludable.

Se acaban de presentar los resultados de un estudio español publicado en The Open Nutrition Journal, realizado en colaboración con Abbott, que analiza por primera vez las peculiaridades de los niños malcomedores y su relación con determinados problemas congnitivos. “Esta investigación nos ha permitido además definir la conducta del niño malcomedor, ahondar sobre las repercusiones que esta actitud tiene en sus familias y conocer información muy útil sobre las conductas alimentarias de los niños y jóvenes en la actualidad”, explicó el psicólogo infantil Luis Torres, que comentó los resultados obtenidos por este estudio. Sigue leyendo

España, a la cola de Europa en bancos de leche humana

Cada año nacen en nuestro país unos 40.000 niños prematuros, de los cuales unos 7.000 tienen un peso inferior a 1,5 kilogramos.

España es uno de los países europeos con menos bancos de leche materna; concretamente, dispone de seis, un número muy por debajo de Francia, Reino Unido o los países nórdicos, que superan la quincena y, sobre todo, de Brasil, que se sitúa a la cabeza con 256 centros. No obstante, los expertos se muestran optimistas en el medio plazo porque esos seis centros se han creado en sólo diez años y, actualmente, no hay problemas para conseguir madres que donen su leche.

En 2001 se creó en Palma de Mallorca el primer banco de leche materna y, seis años después, se creó otro en la Comunidad de Madrid, concretamente en el Hospital 12 de Octubre. A partir de ese momento, la red se ha ampliado y existen ya centros en Granada, Valencia, Barcelona y Aragón.

“Aunque seis centros son todavía pocos, hemos conseguido ya mucho porque el periodo de tiempo que llevamos es breve comparado con otros países. Además, a pesar de la crisis, el impulso de estos centros no se ha detenido y no estamos teniendo dificultad en conseguir donantes”, ha señalado la jefa del servicio de Neonatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Carmen Pallás.

Cada año nacen en España unos 40.000 niños prematuros -un 9% del total de recién nacidos-, de los cuales, según ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Neonatología (SEN), Josep Figueras, unos 7.000 nacen con un peso inferior a 1,5 kilogramos.

Tanto Figueras como Pallás han subrayado que existe evidencia científica acerca de los beneficios de la leche materna frente a la enterocolitis necrotizante -inflamación del intestino-, las infecciones y los problemas digestivos. “A largo plazo se ha observado que garantiza un mejor neurodesarrollo, y que disminuye el riesgo cardiovascular en la edad adulta“, ha indicado Pallás.

En Madrid, el Hospital 12 de Octubre sólo abastece a los niños prematuros que nacen en el centro aunque, según ha comentado Pallás, se está creando un sistema de trazabilidad para poder suministrar leche a otros hospitales de la comunidad. Barcelona, en cambio, cuenta con un grupo de trabajo que se encarga de repartir por todos los hospitales la leche materna que se pueda necesitar.

Sea cual sea el proceso de distribución, ha comentado Pallás, estos bancos suponen un “importante ahorro” de los costes ya que, según un estudio realizado en Estados Unidos, por cada euro invertido en leche humana donada, se ahorran entre 6 y 19 euros de costes directos derivados de la estancia en la Unidad Neonatal.

Treintañeras y universitarias

Por otra parte, Pallás ha explicado que, según los datos que manejan en el Hospital 12 de Octubre -el mayor banco de leche de toda España- las madres donantes suelen tener unos 30 años, donan con su primer hijo y más de la mitad son universitarias.

Suelen donar durante seis meses, aunque hay algunas mujeres que lo hacen incluso al año de nacer su hijo. “Hay muchas madres que han parido a niños prematuros y que, cuando ya tienen normalizada la lactancia, se hacen donantes para devolver la leche que le han dado a su hijo”, ha apuntado esta experta, tras asegurar que su Hospital cuenta actualmente con 1.000 litros de leche materna, aunque espera duplicar dicha cantidad en 2013.

Jano.es

Las lentejas, solo con los abuelos

Un estudio muestra cómo los niños comen legumbres y dieta mediterránea cuando comen con los mayoresLas lentejas, solo con los abuelos

Las legumbres, solo con los abuelos

– Imagen: ABC

Las legumbres son unos de los platos más olvidados en los hogares

Los abuelos tienen en su mano la llave de que sus nietos se aficionen a una dieta saludable. Un estudio, elaborado por la Federación de Sociedades de Nutrición y la Agencia de Seguridad Alimentaria, muestra que 2 de cada 3 abuelos fomentan una dieta equilibrada entre sus nietos. En gran parte esto ocurre porque en la actualidad el cuidado y la educación de los niños corre de la mano de sus abuelos, y esa puede ser la clave para que las nuevas generaciones recuperen la esencia de la dieta mediterránea, paulatinamente olvidada por sus padres.

En los últimos años ha descendido la frecuencia con la que se cocina en los hogares «platos de cuchara» por la falta de tiempo y la adopción de costumbres «prácticas» a la hora de preparar la comida. Con la rapidez también se ha reducido el consumo de frutas, hortalizas y legumbres , alejándose la dieta actual de la dieta mediterránea tradicional y saludable.

El último bastión de la dieta mediterránea

En el estudio de Fesnad se ve cómo los potajes, uno de los platos más saludables, solo aparecen en la dieta habitual si en esas casas vive una persona mayor, o si los hijos comen o cenan en casa de los abuelos, confirmándose que, en la mayoría de los casos, nuestros abuelos suponen el último bastión de la dieta mediterránea para nuestros hijos. El estudio, se ha realizado sobre un total de 404 encuestas telefónicas a ciudadanos con una media de edad de 70 años.

Como media, los encuestados ingieren aproximadamente 3 piezas de fruta al día, comen pescado cerca de 3 veces a la semana y verduras unas 4 veces, y en su dieta diaria no hay un exceso de alimentos que contienen grasas saturadas

Más de la mitad de los abuelos del estudio son los responsables de una de las comidas o cenas de la semana de forma habitual. Este porcentaje se eleva al 75% si se trata de los abuelos del sur de nuestro país.

De los datos de la encuesta se desprende que alimentos tan equilibrados y sanos como los potajes solo aparecen en la dieta habitual de muchos hogares si en ellos vive una persona mayor.

Ni pescado ni verdura

Los abuelos que «alimentan» a sus nietos ejercen, según se desprende del estudio, una influencia positiva en la alimentación de sus nietos. El 64 % (2 de cada 3) de los abuelos preparan a los nietos su comida habitual, y los nietos se adaptan a esta dieta. No obstante en opinión de los abuelos, el 67% de los nietos no comen de todo. En concreto, no comen ni verdura ni pescado mientras que, por el contrario, abusan de la carne y en el postre ponen más lácteos en vez de fruta. En general, la gran mayoría de los encuestados (81% de mujeres y el 64% de hombres) habla con sus nietos de la necesidad de mantener una dieta sana y los involucran (a los nietos) en las actividades relacionadas con la hora de comer como el poner la mesa, recoger o preparar los postres.

El estudio ha confirmado que la gran mayoría de nuestros abuelos sigue manteniendo una dieta rica en frutas (3 piezas de fruta/día), verduras (4 veces /semana) y pescados (3 veces/semana). Dicha dieta tiende a ser más sana cuanto mayor es la edad del entrevistado. Los abuelos del sur de España tienen la percepción que su dieta es mejor que la de los abuelos del norte de España.

Recuperar la comida de familia

Los expertos señalan que hay numerosos aspectos de la alimentación que nos sirven para enseñar a crecer, como implicando a los niños en el diseño de los menús, dejándoles participar de la compra, involucrándolos en la cocina, recuperando la comida de la «familia» o hablándoles de la cultura gastronómica propia del lugar donde residen. También procurar que el momento de la comida sea un momento de paz y no de riña, y haciéndoles descubrir nuevos sabores y texturas para mejorar su empatía con los alimentos. Todo ello hace que comer se convierta en una verdadera escuela del crecer.

Noticia publicada en Canal Salud de ABC

La importancia de abrazar a tu bebé

Los abrazos demuestran cariño, ayudan a transmitir seguridad y tienen un importante poder tranquilizador y terapéutico en los bebés.

La importancia de abrazar a tu bebé

– Imagen: Mike Renlund

Abrazar a un bebé es un acto instintivo y natural que se realiza para mostrar el cariño y el afecto que se siente por él. Pero más allá del significativo beneficio que reporta al niño el factor afectivo, el abrazo también tiene un importante poder tranquilizador y terapéutico y ayuda a los padres a transmitir a sus hijos una sensación de seguridad y protección que puede repercutir en el desarrollo de su carácter y personalidad. Por ello, la Organización Mundial de la Salud lo recomienda como una técnica saludable y con múltiples beneficios. En este reportaje, enumeramos los seis más importantes.

Bebés y abrazos: beneficios físicos y cognitivos

Distintas investigaciones apuntan que los abrazos proporcionan numerosos beneficios físicos a los bebés: les ayudan a regular la temperatura y sus patrones de respiración, mejoran la estabilidad del ritmo cardiaco, afectan a su ganancia de peso y al crecimiento y favorecen la oxigenación, entre otros. Asimismo, se ha concluido que tienen efectos positivos sobre el área cognitiva, gracias a la estimulación sensorial que se obtiene por el contacto piel con piel y la cercanía con otras personas.

A estas ventajas hay que sumar los beneficios emocionales que reporta esta práctica, como señala Kathleen Keating, terapeuta norteamericana pionera de la abrazoterapia, en su obra ‘Abrázame’: “Abrazar a alguien encierra un poder tremendo. Crea un vínculo entre las personas y rompe las barreras de una manera que ninguna otra cosa consigue”.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda los abrazos como una técnica saludable y con múltiples beneficios para el bebé. Se considera que mantener un contacto físico estrecho con el niño en los primeros meses de vida es esencial para la formación de su carácter y que, del mismo modo, la falta de esta muestra de afecto puede incidir en el desarrollo de su personalidad.

Las seis ventajas principales de abrazar al bebé

  1. Fortalece los vínculos afectivos: el abrazo es el método más eficaz para transmitir al bebé el afecto que se siente por él y comenzar a crear así el vínculo que le acompañará durante toda la vida. El abrazo es importante en esta primera etapa, sobre todo, para realzar la figura del padre, puesto que al no tener la posibilidad de experimentar el vínculo y cercanía con su hijo que proporciona la lactancia, con el acto de abrazar puede alcanzar un importante grado de intimidad con el pequeño y estrechar los lazos con él.

  2. Proporciona seguridad: después de nueve meses en el vientre materno, protegido de todos los agentes externos, el bebé debe habituarse de un modo brusco a un nuevo entorno y prescindir del efecto envolvente y de seguridad con el que contaba durante la gestación. La madre devuelve al pequeño esta seguridad al tomarle en sus brazos y unirle a su cuerpo lo suficiente para que pueda percibir parte de los sonidos y sensaciones que le acompañaron durante el embarazo.

  3. Tiene un efecto tranquilizador: los bebés lloran con frecuencia, ya que es la forma recurrente que tienen para expresar sus necesidades fisiológicas. Pero en ocasiones también lloran tan solo para reclamar afecto. En ambos casos, el abrazo ejerce un efecto tranquilizador y calmante que ayuda a paliar el llanto y reconforta al pequeño, puesto que evita que se sienta ignorado o abandonado por el adulto.

  4. Facilita la digestión: durante los primeros meses, tanto si la lactancia es materna como artificial, el bebé se alimenta en posición horizontal. Para ayudarle a expulsar los gases y el aire aspirado después de comer, es recomendable abrazar al pequeño en posición vertical y practicarle a la vez un pequeño masaje en la espalda. Esta postura es del mismo modo efectiva para calmar al bebé en el caso de que sufra el denominado cólico del lactante.

  5. Les enseña el mundo: mientras el bebé permanece tumbado en el cochecito o en la cuna, tiene bastante limitada el área de visión. Sin embargo, la posición vertical que adquiere cuando le abraza un adulto le permite observar más allá y adquirir una perspectiva diferente y más atractiva del mundo que le rodea.

  6. Les ayuda a conciliar el sueño: el abrazo ayuda al bebé a relajarse cuando se acerca el momento de dormir y le tranquiliza cuando la falta de sueño le provoca el llanto. En estas ocasiones, lo más recomendable es acunarle con movimientos rítmicos, e incluso, cantarle al oído alguna melodía tranquila.

    Publicado por Marta Vázquez Reina
    En Consumer.es

Crecimiento normal del bebé amamantado

¿Estará comiendo mi bebe lo suficiente?

No hay nada más angustioso que pensar que tú bebe no está mamando lo suficiente, o bueno… Que no está obteniendo la leche necesaria.
Y ¿por qué digo esto? Por qué lo he vivido en mis propias carnes.
Esto fue lo que me llevó a investigar sobre lactancia. No sin antes haber incluso ensayado lo que le diría a la pediatra de mi hija en cada visita, aunque yo siempre la decía, esperaré una semana más.
Claro, os estoy hablando de los años 1990 y 1996, ¿hace mucho verdad?
De todas formas es algo que a las madres nos sigue preocupando.

Fijaros lo que la OMS recomienda a la hora de alimentar a nuestros bebes. OMS 

La OMS recomienda a todas las madres la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses, con el fin de ofrecer a sus hijos un crecimiento, desarrollo y salud óptimos. Posteriormente, hasta los 2 años o más, los lactantes deben seguir con la lactancia materna, complementada con otros alimentos nutritivos.

Y en su sección de lactancia materna añade: ENLACE 

La OMS puede afirmar ahora con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. Para el conjunto de la población se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años.

Añade: Para que las madres puedan practicar el amamantamiento exclusivo durante los seis primeros meses, la OMS y el UNICEF recomiendan:

  • Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida;
  • Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua;
  • Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche
  • No utilizar biberones, tetinas o chupetes.
    La leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

Seguir leyendo la sección completa en la dirección indicada arriba.

Tenemos cifras según cita elpais.com y expuesto por la ministra (España) en la sección de ciencia, que el sobrepeso ha pasado del 22,2% en los niños y niñas de 7-8 años en nuestro país en 2011 al 24,6 en 2013.

La OMS nuevamente se pronuncia al respecto: ENLACE 

En el caso de los lactantes y los niños pequeños, la OMS recomienda:
*el inicio inmediato de la lactancia materna durante la primera hora de vida;
*la lactancia exclusivamente materna durante los seis primeros meses de vida; y
*la introducción de alimentos (sólidos) complementarios nutricionalmente adecuados e inocuos a los 6 meses, manteniendo al mismo tiempo la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Según el libro de respuestas de la Liga de la Leche Internacional edición en español 2002 un aumento de peso típico durante los 3-4 primeros meses sería de 113 a 227 gramos a la semana (actualizado 0-4 meses 155-241 gramos, aunque de 113-142 gramos a la semana es aceptable para algunos bebes)

Esto claro está, cambia a partir del cuarto mes que puede ser de entre 85 a 126 gramos por semana, promedio 113-142 gramos por semana.

Y de los 6-12 meses el promedio es de 42-85 gramos a la semana (actualizado: promedio 57-113 semana)

Lo importante es que el bebé mame a demanda, y en ese periodo en el que solo toma tu leche (0-6 meses), que el número de tomas sea de entre 8 a 12 en 24 horas (más no importa).

Ten en cuenta de todas formas y si el peso te preocupa consultarlo con el pediatra, pues pudiera haber algo (que no tiene porque ser) que este frenando esa ganancia, como alguna alergia o intolerancia alimenticia y que es mucho mejor si se detecta durante la lactancia, y no hay porque suspenderla, todo lo contrario, lo más indicado es continuar.
También cualquier infección puede hacer que no gane tanto peso. Y con todo esto no te quiero preocupar, sino hacerte entender de que hay que buscar la causa real, y que muchas veces, la mayoría en realidad es totalmente normal y perfecta la ganancia de peso de tu bebe.

Itziar Blanco

Entrada relaccionada