Archivo de la categoría: Embarazo

Los bebés conocen el olor de su madre antes de nacer

Los bebés conocen el olor de su madre antes de nacer - líquido amniótico

  • Cuando nacemos, nos exponemos al olor del líquido amniótico de nuestra madre, y reaccionamos entonces a dicho olor para alimentarnos.

  • El olor a líquido amniótico de la madre impulsa el amamantamiento de la cría.

La relación del bebé con la madre, antes y después del parto, está llena de elementos que muchos dirían mágicos y que la ciencia va poco poco entendiendo y explicando. De igual modo, nos asombran a veces los comportamientos de muchos animales, como ese pingüino que reconoce a su madre por su parloteo entre un millar.

Pero los seres humanos, a veces lo olvidamos, somos animales.Mamíferos que comenzamos a succionar la leche de nuestra madre, pero que lo hacemos tras el aprendizaje de su combinación única de olores. 

Es lo que han descubierto investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute (Reino Unido). Cuando nacemos, nos exponemos al olor del líquido amniótico de nuestra madre, y reaccionamos entonces a dicho olor para alimentarnos.

Mamar o morir

La succión del bebé es un paso crítico para la supervivencia de los mamíferos, que se definen por dar a luz a hijos que necesitan alimentarse de la leche de su madre. El recién nacido debe comenzar a alimentarse poco después del nacimiento, o morirá. Este comportamiento crucial, decisivo en los mamíferos, ofrece a los investigadores la oportunidad de investigar la biología del instinto.

Investigaciones previas sobre la lactancia han demostrado que las hembras de conejo europeo utilizan una feromona para iniciar la succión en los bebés recién nacidos. Esto ha llevado a muchos científicos a pensar que todos los mamíferos son susceptibles de utilizar el mismo mecanismo. Así, deseoso de descubrir la feromona involucrada en otros mamíferos, el equipo del nuevo estudio eligió al ratón porque tienen un estilo de crianza similar a la de los humanos.

“Esperábamos encontrar una feromona que controle la succión en ratones, pero descubrimosun mecanismo totalmente diferente“, señala Darren Logan, autor principal del estudio, que ha sido publicado en Current Biology.

Para descubrir los olores involucrados en la iniciación de la lactancia, los investigadores acercaron a ratones recién nacidos por cesárea a senos que habían sido lavados y luego sumergidos en los fluidos que un bebé inhala al nacer: el líquido amniótico, la saliva de la madre (al ser lamidos), la leche materna y la orina. Solo los pechos que olían al líquido amniótico de la madre impulsaron el amamantamiento en las crías.

Aprender el olor a líquido amniótico

Posteriormente, el equipo detectó la presencia de una feromona en el líquido amniótico. Al alimentar a ratones gestantes con alimentos de olor fuerte, como el ajo, para cambiar el olor de la madre, si una feromona estaba implicada, el ajo no tendría ningún efecto en la succión. De hecho, sólo los ratones que tuvieron una exposición previa al líquido amniótico con el fuerte olor de su madre fueron capaces de alimentarse con éxito, lo que demuestra que el olor debe ser aprendido.

“Nuestro trabajo demuestra que no existe una feromona para la alimentación de los ratones recién nacidos, sino que las crías de ratón aprenden el olor de esta mezcla única y variable de la madre en el nacimiento”, explica la coautora Lisa Stowers, del Instituto de Investigación Scripps.

La evidencia que respalda estas conclusiones proviene de la investigación genética llevada a cabo por el equipo. Los investigadores observaron que los ratones que carecen de un gen crítico en la región de la detección de feromonas en la nariz fueron capaces de localizar el pezón de la madre para succionar. En contraste, los ratones recién nacidos que no tenían la capacidad de oler los olores normales tuvieron problemas con la alimentación.

Fuente: Europa Press
Anuncios

Dispositivo casero para realizar ecografías

La calidad de imagen aún no permite ver el sexo del bebe, pero sí su posición en el útero.

Dispositivo casero para realizar ecografías
Científicos de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) han desarrollado un dispositivo para realizar ecografías por apenas 45 euros en el domicilio de la mujer embarazada.

El ingeniero electrónico y experto en tecnología sónar Jeff Neasham y el investigador asociado a la Universidad de Newscastle Dave Graham han trabajado cinco años en la creación de este dispositivo, del que destacan que su precio es “irrisorio” respecto al de la máquina de ultrasonido tradicional, que oscila entre los 23.000 y los 121.000 euros.

En declaraciones a la BBC, Neasham y Graham recalcan que se habían planteado como objetivo que el coste de esta herramienta fuera “similar” al de los dispositivos para hacer ecografías ‘doppler’ manuales que emplean la mayoría de las parteras

La calidad de imagen que ofrece este nuevo sistema, no obstante, “no es todavía comparable”, según reconocen ambos autores. Por el momento, el dispositivo permite detectar si el bebé está mal posicionado en el útero, pero no permite diferenciar el sexo del bebe.

Por último, indican que “no hay que preocuparse” por la seguridad, debido a que cumple con los requisitos, y su potencial para salvar vidas “es enorme“. Muchas complicaciones del embarazo y muertes “podrían evitarse gracias a esta tecnología”, concluyen.

Fuentes:
Jano.es, 
BBC

Los bebés de madres fumadoras pesan 200 gramos menos al nacer

Un estudio de la Universidad de Zaragoza sobre 1.216 recién nacidos confirma que los hijos de aquellas mujeres que han fumado durante la gestación son más pequeños y tienen menos grasa subcutánea.

Los bebés de mamás fumadoras pesan 200 gramos menos al nacer

El consumo de tabaco durante el embarazo tiene repercusiones ampliamente descritas tanto para la mujer como para el feto.

Un estudio de la Universidad de Zaragoza publicado en Early Human Development revela que los hijos de madre fumadoras pesan hasta 230 gramos menos que los de las madres que no fuman. Por el contrario, los autores de la investigación no encontraron ninguna correlación entre las medidas antropométricas y el número de cigarrillos fumados al día por la madre durante la gestación.

“Dada la escasa bibliografía encontrada al respecto, era necesario evaluar la repercusión del tabaco en la composición corporal de los recién nacidos de mujeres que habían fumado durante la gestación”, explica Gerardo Rodríguez, autor principal del artículo.

Para ello, los expertos analizaron a los recién nacidos a término –con edad gestacional de al menos 37 semanas– de 1.216 madres caucásicas (el 22,1% de las cuales fumaba una media de casi ocho cigarrillos por día), en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza. Fueron excluidos de la muestra los hijos de madres que declararon haber consumido alcohol o drogas ilegales durante la gestación.

“El consumo de tabaco durante el embarazo implica una reducción generalizada de la mayoría de los parámetros, como resultado de un deterioro del crecimiento fetal. Los recién nacidos de las mujeres que fumaron durante la gestación son más pequeños y tienen menos compartimento graso subcutáneo”, señala Rodríguez.

Cronología del tabaquismo pasivo

Los primeros indicios de las consecuencias del ‘tabaquismo pasivo’ para la salud aparecieron a principios de los años setenta, cuando se empezaron a publicar trabajos en los que se constataba el riesgo de inhalar ‘humo ambiental de tabaco’ en no fumadores con enfermedad respiratoria o cardiaca y también en niños cuyos padres eran fumadores.

En 1981, la revista British Medical Journal publicó un trabajo del epidemiólogo Hirayama que establecía por primera vez el incremento del riesgo de padecer un cáncer de pulmón para el fumador pasivo. Hirayama había estudiado durante 14 años una muestra de mujeres no fumadoras que convivían con fumadores. Durante los siguientes años, se sucedieron las publicaciones para relacionarlo con otras patologías.

Fuente: Early Human Development
Foto y traducción: Jano.es

Controlar la dieta en el embarazo es beneficioso y puede reducir las complicaciones asociadas

Controlar la dieta en el embarazo es beneficioso y puede reducir las complicaciones asociadas

Para las mujeres embarazadas, incluyendo las que tienen sobrepeso y obesidad, una dieta de calorías controlada durante el embarazo es segura y puede reducir el riesgo de complicaciones graves, como la preeclampsia, la diabetes y el parto prematuro, según un estudio dirigido por un equipo de investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido).

…………………………………..

.
Sin obsesionarse ¡claro esta! que el embarazo es para disfrutarlo.
Pero cuidándonos estamos bien y disfrutamos mejor.

La investigación, publicada en la edición ‘on-line’ de ‘BMJ’, esta dirigida por el doctor Shakila Thangaratinam, quien ha estudiado los efectos de la dieta, el ejercicio, o una combinación de los dos, en el aumento de peso durante el embarazo y los posibles efectos adversos en la madre o el bebé.

Se analizaron los resultados de 44 ensayos controlados aleatorios con más de 7.000 mujeres. De ellos se pudo sacar en conclusión que las intervenciones de control de peso en el embarazo son efectivas en la reducción de la ganancia de peso en la madre. La intervención dietética, obtuvo la mayor reducción media de ganancia de peso (casi 4 kilos) en comparación con sólo 0,7 kilogramos para el ejercicio y 1 kilo de una combinación de los dos.

La dieta también ofrece el mayor beneficio en la prevención de las complicaciones del embarazo como la preeclampsia, la diabetes, presión arterial alta y el nacimiento prematuro. Sin embargo, los autores subrayan que la calificación de las pruebas en general fue bajo a muy bajo para estos resultados importantes.

Es importante destacar que los resultados mostraron que las intervenciones son seguras y no afectan negativamente el peso del bebé. Los autores concluyen que las intervenciones dietéticas y de estilo de vida durante el embarazo mejora los resultados tanto para la madre y el bebé, pero reconocen la falta de datos sobre factores de riesgo tales como edad, etnia y nivel socioeconómico.

En el Reino Unido, más de la mitad de las mujeres en edad reproductiva tienen sobrepeso o son obesas, y en toda Europa y los EE.UU, hasta el 40 por ciento de las mujeres ganan más que el peso recomendado durante el embarazo.

Sin embargo, en un editorial que acompaña al estudio, expertos del Hospital St Thomas en Londres, señalan que todavía no hay pruebas suficientes para apoyar una intervención en particular. Así, sugieren que, aunque este estudio es ‘oportuna y positiva’, que no proporciona la evidencia necesaria para que el Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE) para evalué de nuevo las directrices para el control de peso en el embarazo.

 Fuente: Noticias Terra

Un anillo uterino reduce partos prematuros en embarazo de riesgo

Un anillo uterino reduce partos prematuros en embarazo de riesgo

El equipo médico de Vall d’Hebron posa con el anillo de silicona

La inserción de un anillo cervical durante el primer trimestre del embarazo, en mujeres que tienen un alto riesgo de parto prematuro (aquellas que tienen un cuello uterino corto), reduce significativamente la probabilidad de parto prematuro -la causa principal de muerte en los recién nacidos.

Un ensayo realizado en el Hospital Vall d’Hebron (Barcelona) ha demostrado que la colocación de un anillo de silicona en el útero, introducido por la vagina, reduce en un 75 por ciento los partos prematuros en embarazos de riesgo.

El estudio, que publica la revista británica The Lancet, ha probado la eficacia de este anillo de silicona, también conocido como pesario, sobre una muestra de 15.000 mujeres que tenían en común un cuello uterino corto (longitud de 25 milímetros), lo que es un factor de riesgo de partos prematuros. El pesario utilizado cuesta 38 euros, se introduce por la vagina sin necesidad de cirugía y no genera molestias ni efectos secundarios.

«Es un sistema extremadamente sencillo y barato», ha destacado la jefa de la Unidad de Medicina Maternofetal del Servicio de Obstetricia del Vall d’Hebron y coordinadora del estudio, Elena Carreras.

Mortalidad infantil

El parto prematuro (antes de las 34 semanas de gestación), que se da en un 8 por ciento de los casos en España, es la principal causa de enfermedad grave y de mortalidad del recién nacido.

Para reducir esa tasa de prematuridad basta con que la sanidad pública amplíe a la zona vaginal la ecografía de las 20 semanas de gestación que, por sistema, se practica a todas las embarazadas.

La mujeres que tienen el cuello de útero corto lo desconocen porque esta malformación no les genera ninguna molestia y sólo se detecta por ecografía. «El sistema sanitario tiene que hacer este pequeño esfuerzo, con el que se evitarán numerosos partos prematuros que, a la larga, generan mucha más gasto», ha destacado Carreras.

El pesario se introduce doblado por la vagina y, una vez desplegado en la matriz, actúa como un tapón, lo que evita que el feto se oriente hacia la vagina y le obliga a recuperar la posición normal. A la semana 37 de gestación, el anillo se retira por la vagina para que la mujer pueda dar a luz con normalidad.

En el estudio, que ha contado con financiación del Instituto de Salud Carlos III, han colaborado con la aportación de unas 400 pacientes de otros cinco centros españoles: El Hospital de Fuenlabrada (Madrid), el Maternoinfantil de Las Palmas de Gran Canaria, el Son Llàtzer de Palma de Mallorca, el de Sant Joan de Reus (Tarragona) y el Instituto Dexeus de Barcelona.

Los pesarios los fabrican discapacitados de la ONG alemana Clara-Angela-Foundation de la doctora Birgit Arabin, quién, en 2003, hizo los primeros estudios sobre los beneficios de esos anillos, aunque no ha sido hasta ahora que se han testado en un estudio aleatorio a gran escala.

E.Armora
Fuente: Abc.es
Fotografia: ABC

El embarazo reduce el riesgo cardiovascular en madres que no padecen una cardiopatía

Un estudio de la Mount Sinai School of Medicine demuestra que las células cardíacas del feto pueden llegar a reparar parte del tejido dañado del corazón de la madre tras un evento cardiovascular.

El embarazo reduce el riesgo cardiovascular en madres que no padecen una cardiopatíaLa Mount Sinai School of Medicine de Nueva York ha realizado una investigación experimental con ratones que demuestra que las células fetales tienen la capacidad de reparar los corazones de las embarazadas. Los investigadores provocaron infartos controlados en ratones sanos gestantes y marcaron con una proteína fluorescente las células fetales para poder distinguirlas de las células propias de la madre. Así, observaron que las células de los fetos eran capaces de viajar hasta el corazón de la madre para reparar y sustituir las células dañadas.

Las células fetales que provenían de la placenta se regeneraron en células musculares cardiacas y células del endotelio vascular (que recubren el interior de los vasos sanguíneos). A las dos semanas del infarto de la madre, se comprobó que estas células se habían reinsertado en el corazón materno y representaban el 2% del total de las células del órgano.

“Aunque ya hace unos años que se ha demostrado la existencia de un intercambio de células entre el feto y la madre (microquimerismo), este estudio es absolutamente ilusionante”, destaca la Dra. Milagros Pedreira, presidenta del Grupo de Trabajo de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer de la SEC. “Investigaciones de este tipo abren una nueva vía de estudio en el área de las células madre y de la regeneración cardiaca que podrían convertirse en una alternativa para nuestros pacientes”.

“Realmente resultaría fascinante que el feto fuera capaz de devolver células con potencial regenerador a la madre, que aporta todos los nutrientes y los medios óptimos y necesarios durante los nueve meses de embarazo para el desarrollo de un ser humano”, afirma la doctora.

Otro estudio, llevado a cabo por la Universidad de California y publicado por la American Society for Reproductive Medicine en su diario Fertility and Sterility, que, tras analizar a cerca de 1.300 mujeres, relaciona el número de embarazos con la disminución del riesgo y mortalidad cardiovascular en las postmenopáusicas.

Mayor exposición hormonal

Así, el estudio ha demostrado que las mujeres que habían tenido cuatro o más embarazos gozaban de un riesgo menor de padecer enfermedad cardiovascular que aquellas que no habían quedado encinta o que lo habían hecho en menos ocasiones.

Aunque los investigadores no conocen la explicación de este fenómeno, barajan diversas posibilidades. Una de ellas es el hecho de que existe una mayor exposición hormonal durante el embarazo, principalmente de estrógenos, lo que mejoraría la función endotelial o capa interna de las arterias; otra explicación podría deberse al mayor apoyo social proveniente de una familia numerosa.

“En cualquier caso, si bien hacen falta más estudios para conocer la relación exacta entre el número de embarazos y la salud cardiovascular, estos datos pueden suponer un estímulo para futuros trabajos e investigaciones en este terreno. A la larga, incluso podrían suponer un avance más en la diferenciación de medicina de género”, asevera la Dra. Pedreira.

Fuente:
Jano.es