Archivo de la categoría: Crianza

Los niños ‘malcomedores’ presentan problemas de atención y un rendimiento académico más bajo

En un estudio hecho con escolares de entre 3 y 6 años se han podido ver diferencias entre los que comen escasamente y quienes lo hacen de manera saludable.

Se acaban de presentar los resultados de un estudio español publicado en The Open Nutrition Journal, realizado en colaboración con Abbott, que analiza por primera vez las peculiaridades de los niños malcomedores y su relación con determinados problemas congnitivos. “Esta investigación nos ha permitido además definir la conducta del niño malcomedor, ahondar sobre las repercusiones que esta actitud tiene en sus familias y conocer información muy útil sobre las conductas alimentarias de los niños y jóvenes en la actualidad”, explicó el psicólogo infantil Luis Torres, que comentó los resultados obtenidos por este estudio. Sigue leyendo

Anuncios

Portear, lo más natural “Una tradición”

“Porteando Una Tradición

El lema de la Semana Internacional de la Crianza en Brazos 2012.

Y si sentís al principio de portear (sobre todo si empezáis con el nene ya un poquito más grande) que el bebé está inquieto, no os desaniméis,  es normal  que al principio pase si no hemos usado anteriormente un fular, pero probar otros, pedir prestado a una amiga y ya veréis que lo lográis  ¡hay tantos modelos!. Lo ideal sería probar antes de adquirir el primero.

Os dejo con este vídeo que nos dice mucho sobre la naturalidad con la que actúan los nenes que han sido porteados o ven a su mamá porteando.

Las lentejas, solo con los abuelos

Un estudio muestra cómo los niños comen legumbres y dieta mediterránea cuando comen con los mayoresLas lentejas, solo con los abuelos

Las legumbres, solo con los abuelos

– Imagen: ABC

Las legumbres son unos de los platos más olvidados en los hogares

Los abuelos tienen en su mano la llave de que sus nietos se aficionen a una dieta saludable. Un estudio, elaborado por la Federación de Sociedades de Nutrición y la Agencia de Seguridad Alimentaria, muestra que 2 de cada 3 abuelos fomentan una dieta equilibrada entre sus nietos. En gran parte esto ocurre porque en la actualidad el cuidado y la educación de los niños corre de la mano de sus abuelos, y esa puede ser la clave para que las nuevas generaciones recuperen la esencia de la dieta mediterránea, paulatinamente olvidada por sus padres.

En los últimos años ha descendido la frecuencia con la que se cocina en los hogares «platos de cuchara» por la falta de tiempo y la adopción de costumbres «prácticas» a la hora de preparar la comida. Con la rapidez también se ha reducido el consumo de frutas, hortalizas y legumbres , alejándose la dieta actual de la dieta mediterránea tradicional y saludable.

El último bastión de la dieta mediterránea

En el estudio de Fesnad se ve cómo los potajes, uno de los platos más saludables, solo aparecen en la dieta habitual si en esas casas vive una persona mayor, o si los hijos comen o cenan en casa de los abuelos, confirmándose que, en la mayoría de los casos, nuestros abuelos suponen el último bastión de la dieta mediterránea para nuestros hijos. El estudio, se ha realizado sobre un total de 404 encuestas telefónicas a ciudadanos con una media de edad de 70 años.

Como media, los encuestados ingieren aproximadamente 3 piezas de fruta al día, comen pescado cerca de 3 veces a la semana y verduras unas 4 veces, y en su dieta diaria no hay un exceso de alimentos que contienen grasas saturadas

Más de la mitad de los abuelos del estudio son los responsables de una de las comidas o cenas de la semana de forma habitual. Este porcentaje se eleva al 75% si se trata de los abuelos del sur de nuestro país.

De los datos de la encuesta se desprende que alimentos tan equilibrados y sanos como los potajes solo aparecen en la dieta habitual de muchos hogares si en ellos vive una persona mayor.

Ni pescado ni verdura

Los abuelos que «alimentan» a sus nietos ejercen, según se desprende del estudio, una influencia positiva en la alimentación de sus nietos. El 64 % (2 de cada 3) de los abuelos preparan a los nietos su comida habitual, y los nietos se adaptan a esta dieta. No obstante en opinión de los abuelos, el 67% de los nietos no comen de todo. En concreto, no comen ni verdura ni pescado mientras que, por el contrario, abusan de la carne y en el postre ponen más lácteos en vez de fruta. En general, la gran mayoría de los encuestados (81% de mujeres y el 64% de hombres) habla con sus nietos de la necesidad de mantener una dieta sana y los involucran (a los nietos) en las actividades relacionadas con la hora de comer como el poner la mesa, recoger o preparar los postres.

El estudio ha confirmado que la gran mayoría de nuestros abuelos sigue manteniendo una dieta rica en frutas (3 piezas de fruta/día), verduras (4 veces /semana) y pescados (3 veces/semana). Dicha dieta tiende a ser más sana cuanto mayor es la edad del entrevistado. Los abuelos del sur de España tienen la percepción que su dieta es mejor que la de los abuelos del norte de España.

Recuperar la comida de familia

Los expertos señalan que hay numerosos aspectos de la alimentación que nos sirven para enseñar a crecer, como implicando a los niños en el diseño de los menús, dejándoles participar de la compra, involucrándolos en la cocina, recuperando la comida de la «familia» o hablándoles de la cultura gastronómica propia del lugar donde residen. También procurar que el momento de la comida sea un momento de paz y no de riña, y haciéndoles descubrir nuevos sabores y texturas para mejorar su empatía con los alimentos. Todo ello hace que comer se convierta en una verdadera escuela del crecer.

Noticia publicada en Canal Salud de ABC

El poder de las caricias

Crecer sin lágrimas

Un precioso libro de Adolfo Gómez Papí

crecer sin lágrimas, el poder de las caricias¿Por qué dejas llorar a tu bebé, cuando lo que deseas es cogerle y abrazarle? El llanto no es la solución. Adolfo Gómez Papí defiende la crianza natural, la lactancia materna, así como enseñarles a dormir sin lágrimas.

El poder de las caricias te ofrece una nueva alternativa a los inadecuados hábitos de adiestramiento del sueño y de la alimentación. Por fin podemos romper con los métodos antinaturales que nos obligan a perder el contacto “piel con piel” con nuestro hijo y empezar a entender la importancia de la lactancia, la relación de apego o el vínculo afectivo con el bebé. Un libro que nos da las claves para entender las necesidades de los recién nacidos.

Adolfo Gómez Papi es pediatra y miembro del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría y, desde el año 2008, del Grupo de Trabajo de Formación de la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia.

Leer más:
Sobre los vínculos afectivos
Los mimos de las mamas hacen que los niños sean más fuertes
La falta de apego entre madres e hijos favorece la obesidad en la adolescencia

No culpeis a la víctima – Crítica a “Supernanny”

Si un granjero cuida mal de sus animales y éstos acaban enfermando, todo el mundo comprende que el único responsable es él.

Si una empresa o un país marchan mal, nadie lo atribuye a sus trabajadores o ciudadanos, sino sólo a la mala gestión de sus gerentes y políticos.

Si un médico, por su mala práctica, deja secuelas irreversibles en su paciente, el peso de la justicia cae sobre él.

¿Por qué, en cambio, si unos padres incapaces y/o sin afecto crían unos hijos infelices y  problemáticos, casi todo el mundo culpabiliza a éstos -llamándolos “maleducados”, “malos hijos” o incluso “enfermos”-, en vez de responsabilizar a los padres? Parece el viejo truco de acusar a la víctima para eludir la responsabilidad del verdugo. Y esto es precisamente lo que hace, en mi opinión, ese famoso programa televisivo llamado “Supernanny“. Sigue leyendo

Carlos Gonzalez nos dice que es mejor no obsesionarse con la alimentación de nuestros hijos

 Como todo el obsesionarse nunca es bueno y menos cuando se trata de la salud de nuestros hijos.
Ver el video y os daréis cuenta, está subtitulado en castellano.

Carlos… tan llano y claro como siempre nos cuenta el peligro de obsesionarnos y lo que eso conlleva…. para nosotros y para nuestros hijos.

Itziar Blanco