Crisis de crecimiento o crecimiento rápido


Crisis lactancia,

¿Quién no ha sentido esa angustia de pensar que no tiene leche, que su bebé no se queda satisfecho? O peor aún, creer que no te quiere, que te rechaza cuando le ofreces el pecho.
¿Complicado verdad? Angustioso, sobre todo si nunca oíste algo parecido y hace poco que fue tu parto.
Pues esto es lo que llamamos crisis de crecimiento, que es algo así como,“mami quiero más teta” y le pasa a la mayoría de los bebés. El bebé necesita aumentar la leche que produces y la única manera de hacerlo es mamando más, así que no te asustes.
La primera “crisis” (yo prefiero llamarlo estirón o crecimiento rápido) suele darse a los 15-20 días de nacidos. ¿Qué pasa? Pues, quieren mamar casi de continuo, si si, igual a la media hora de haber comido quiere volver a comer, llora como un desesperado y aunque eche un buche o algo más grande, quiere seguir comiendo. Pues es normal.
Hacia el mes y medio suele darse otra y en esta además quizás te de tirones, se pone pero que muy nervioso, quizás debido porque también ahora hay un cambio de sabor en la leche, que sigue siendo normal, y esto además le ayudará a familiarizarse con otro sabores que con el tiempo le introducirás. Actúa igual que en la otra, en unos días volveréis a estar como antes.

Crisis de los 3 meses

De esta igual si has oído hablar, quizás porque dura más y causa más angustia aunque hayas pasado por las otras y lo hayas llevado perfectamente, o hasta sin darte cuenta si eres de las que das a demanda y no te preocupas por los horarios. (Aún así da su cosa)

¿Por qué?

Pues se juntan varias cosas, por un lado que ese bebé que antes se pasaba un montón de rato al pecho, ahora solo quiere mamar 3-5 minutos, pues normal también, eso te dice que se ha vuelto un experto.
Tus pechos están blandos y tú crees que tienes menos leche, pero ¡que va!, eso es que están funcionando bien.
Y suele pasar que el bebé ya no hace cacas tan a menudo como antes.
Un apunte importante, también se produce un cambio en el reflejo de salida de la leche, si antes era casi inmediata, ahora tarda un poco más y claro esto a tu bebé le enfada.
Quiero decirte que esta crisis dura bastante más y se junta con etapas de maduración del bebé muy importantes que hace que sea más delicada y vital para él, pasarlas os ayudará a conoceros y ha seguir confiando en tu capacidad para alimentar, cuidarlo y calmarlo.

¿Qué puedes hacer?

Ante todo nunca tomes una decisión importante en plena crisis.
Pide ayuda a una asesora de lactancia materna, matrona.
Como desde el principio, no esperes a que tú bebé llore de hambre.
Y ofrécele el pecho, sí, pero no le obligues nunca.
Y si lo ves conveniente, dale de mamar en un lugar tranquilo, hasta a oscuras si lo necesita, de hecho las tomas nocturnas serán de las mejores, ya lo verás. Y esto último, porque a partir de esta edad se distraen mucho con cualquier cosa, quizás esto te ayude.
Y a tener en cuenta sobre todo al principio, las tomas en buena postura y a menudo, cada 1-2 horas son más eficaces que tomas largas pero no tan frecuentes.

Anuncios

Gracias por participar con tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s