El cariño ayuda a crecer


Los niños carentes de afecto llegan a medir menos y son más propensos a sufrir todo tipo de infecciones

Morir de amor es posible. La necesidad de cariño no sólo es una cuestión de estabilidad emocional. La falta de ternura está directamente relacionada con enfermedades de tipo físico, algunas de ellas graves, que pueden llevar a la muerte. Hay animales que son capaces de vivir solos. Algunos, como las serpientes, incluso lo prefieren. Pero los humanos somos distintos. Más allá de la madurez sentimental de cada uno, estamos programados por naturaleza para vivir en grupo y sentir que nos quieren. Está demostrado. «Los niños sin afecto crecen menos y son más propensos a padecer infecciones de todo tipo».
Lo dice el pediatra Juan Casado Flores, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos de Pediatría del hospital infantil Niño Jesús de Madrid y profesor titular de la especialidad en la Universidad Autónoma de Madrid. Intervendrá hoy en el foro Encuentros con la Salud de EL CORREO. «Si queremos tener niños adultos, integrados socialmente, independientes y sanos, la educación que les demos ha de ir acompañada de afecto», sentencia el experto.
No basta con proporcionar cuidados y transmitir conocimiento, aunque vayan acompañados de valores. La enseñanza es insuficiente. Los niños han de verse queridos y arropados, tienen que sentir que forman parte del mismo universo que sus padres. «No son soldados a los que hay que dar una serie de normas desde el primer día para que obedezcan. Hay que tejer con ellos un vínculo afectivo, que se forma y se desarrolla escuchándoles, respetando su opinión y participando de sus juegos y preocupaciones», describe el especialista.
La falta de afectividad se ha ligado tradicionalmente a la aparición de complicaciones de salud ligadas con el estado de ánimo. Depresión, problemas en las relaciones sociales, apatía, inseguridad, trastornos del aprendizaje, del sueño, de la alimentación… Pero hay más.
Los críos que se hacen mayores sin ternura crecen menos de lo que lo hubieran hecho en condiciones normales. Tiene una explicación científica. La falta de afecto provoca una disminución de la hormona del crecimiento. Además, los alimentos no se absorben bien y, como consecuencia, aparecen también problemas de malnutrición. «No es que los más queridos vayan a crecer más, sino que estos son chiquillos que genéticamente estaban preparados para alcanzar una altura determinada y no la logran».
Como aprender a leer
Es una cadena sin fin. Su sistema de defensas no se desarrolla como debiera. Son más débiles y más propensos a sufrir infecciones de todo tipo. Las más comunes son las de tipo respiratorio. «Ahora hay muchos niños con complicaciones respiratorias, pero la mayoría se deben al asma, que es una patología condicionada por múltiples variables, como la contaminación y la genética. El asma no es una infección», aclara el autor de ‘El gran libro de la Pediatría’.
Investigadores de la Universidad de Wisconsin publicaron hace tres años una de las últimas evidencias que se conocen sobre las fatales consecuencias de la falta de afecto. Compararon el estado de salud de niños que crecieron con sus familias biológicas en Estados Unidos con otros que se criaron en orfanotos de Rusia y Rumanía. El estudio concluyó que los niños que no reciben cariño quedan de por vida marcados por secuelas físicas y psicológicas, que afectan a su manejo del estrés y a la formación de vínculos sociales.
«A los niños no hay que sermonearles», concluye Casado Flores. «Aprenden por imitación. No llegan a cepillarse los dientes o a disfrutar de la lectura porque sus padres les digan una y otra vez que tienen que hacerlo». Observan su actitud y reproducen la conducta. «Con el afecto, funciona igual. Si reciben malas miradas, sermones y se tiene con ellos un comportamiento agresivo, tendrán una mayor tendencia a ser unos maltratadores; si reciben cariño, lo darán».
F. APEZTEGUIA | BILBAO
Elcorreo.com Vizcaya

Gracias por participar con tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s